¿Tienes una cafetera profesional y quieres saber cómo hacer un buen café? Pues estás en el sitio correcto, sigue leyendo y te daremos todas las claves.

Preparar un buen café parece tarea fácil cuando disponemos de una cafetera profesional, pero a la hora de la verdad es más complejo de lo que parece a primera vista.

Podemos pensar que preparar café lo puede hacer cualquiera, pero elaborar un buen café requiere dedicación y ser detallista. Tener el mejor grano ya es un paso muy importante, pero también lo es tener la cafetera en condiciones adecuadas.

Entonces, ¿qué es más importante, el café o quien lo prepara? La respuesta es ambos. De nada nos servirá tener el mejor grano de café si la persona que lo prepara no tiene en condiciones la cafetera, con una temperatura o presión adecuada y debidamente limpia para que los residuos no perjudiquen el sabor del producto final. Así que, aquí te mostramos cómo hacer un buen café sin morir en el intento:

 

  • Comprar un café de buena calidad
  • Moler el café: Lo ideal es comprar el café en grano y molerlo justo en el momento de preparar el café, para que el aroma sea mucho más intenso. También debemos tener en cuenta la humedad del ambiente, ya que, si el nivel es muy alto, debemos moler menos el café porque ya que la misma humedad lo apelmaza. Para moler correctamente el grano necesitarás un buen molinillo de café, los puedes encontrar temporizados e incluso silenciosos. No olvides limpiar el molinillo, al moler el grano suelta ciertos aceites que de no limpiarse el molinillo van quedando allí y pueden estropear el nuevo café.
  • Poner la máquina de café a punto: Esto significa limpiar la cafetera para eliminar residuos viejos de café. Muchos camareros cometen el error de limpiar el filtro sólo al final de la jornada, pero se debe hacer entre café y café, haciendo que pase agua hasta que se vea clara y libre de residuos. Vigilar que la cafetera esté a la temperatura adecuada, 90ºc. y tenga una presión optima, 8,5 bares.
  • Preparar el café: para una taza normalmente se deben utilizar entre 7 y 8 gramos de café molido muy bien prensados. Ahora toca seleccionar en la máquina que tipo de café se quiere preparar. Si queremos hacer un cortado o café con leche, no calentar la leche a más de 65ºc porque altera sus valores nutritivos. También recomendamos utilizar tazas cónicas, ya que favorecen la cremosidad del café. Otro tema importante es, si es posible, utilizar agua depurada o tratada. No solamente obtendrás un buen y mejor café, sino que no dañará la cafetera. Para ello puedes instalar un descalcificador y este problema estará solucionado.

Tipos de café según la preparación

Los orígenes del café se remontan al oriente de África, a Abisinia. Es una bebida muy consumida en el mundo entero por su exquisito e intenso sabor, además de por poseer cafeína, es por estos motivos, que existen muchos tipos de café según la preparación. A continuación, te explicamos como preparar los más habituales:

 

  • Café expreso: de origen italiano. Se trata de un café espumoso de sabor intenso y muy concentrado.
  • Café Cortado: En italiano se denomina machiato, originariamente es un café que se le agrega la espuma de la leche. Este tipo de café se consume mucho en España y América Latina.
  • Café capuchino: Es una mezcla a partes iguales (1/3) de café expreso, leche y espuma de leche compacta, sobre la cual se decora con chocolate.
  • Café Irlandés: En un vaso previamente calentado se pone 2 cucharadas de azúcar y una copita de whisky y luego se le agrega el café bien caliente y se mezcla. Para culminar el café, se coloca nata por arriba.
  • Café bombón: Se prepara en un vaso pequeño con 2/3 partes de café y una de leche condensada.
  • Café moka o moccha: es una variación del café con leche y debe su nombre a la ciudad portuaria del Mar Rojo llamada Moca en Yemen, que fue el primer mercado del café en los siglos XV y XVII. Al café se le agrega un parte de jarabe de chocolate y se sirve con espuma de leche y se espolvorea con cacao o canela.
  • Caffé freddo: o lo que es lo mismo, café con hielo.
  • Carajillo: para su preparación se utiliza café, brandy o coñac, granos de café y corteza de limón. Se calienta el licor con los granos de café y la piel del limón, luego se agrega el café recién hecho y finalmente se extraen los granos de café y limón. ¿sabías que se hacía así?

 

Cómo servir café con una buena presentación

Además de saber cómo preparar un buen café es muy importante que también sepamos cómo servir café, ya que, en los últimos tiempos, para los clientes es tan importante su presentación como su sabor.

Hacer presentaciones de café elaboradas se ha vuelto todo un ritual, de aquí el auge de la profesión del barista. Es por este motivo que, si estás pensando en adentrarte en el mundo del café, será imprescindible que te formes a fondo en su elaboración. Es importante cuidar el detalle de la presentación, que entre por el ojo al cliente, fidelizándolo con pequeños detalles.

Además, utilizar tazas de calidad es muy importante, como son las de porcelana, ya que mantienen mejor el calor. No hay nada peor que recibir un café frío.

El café es uno de los productos más rentables en cualquier negocio. De hecho, algunas cifras señalan que el consumo de café supone un 20% de la facturación de los establecimientos de hostelería, en algunos incluso más. Y es que, ¿a quién no le gusta tomarse un buen café en el desayuno, después de comer o entre horas junto a sus amigos?

 

¡SALUT!